[El Mercurio] Boyas inteligentes permiten proteger a las ballenas de colisiones con los barcos

BBI-1

El uso de boyas inteligentes para proteger la fauna marina va en auge. En mayo, AP News dio a conocer un proyecto en
EE.UU. que desarrolla boyas robóticas para proteger a la ballena franca glacial de las colisiones con los barcos.

Chile también está innovando y marcando precedente en esta línea. En el país, The Blue BOAT Initiative de la Fundación MERI -perteneciente a Filantropía Cortés Solari-, en alianza con el Ministerio de Medio Ambiente, y la Compañía Minera del Pacífico (CMP), junto a la empresa de tecnología Acústica Marina, apuntan a una meta similar.

The Blue BOAT Initiative busca instalar y conectar en Sudamérica el Primer Sistema de Alerta Temprana de Presencia de Ballenas con boyas inteligentes. La Canciller de Chile, Antonia Urrejola, presentó la iniciativa en la conferencia Our Ocean2022 como una acción concreta del Compromiso País para la protección de los océanos, que marcará un antes y un después en el uso de tecnología para la conservación de los ecosistemas marinos.

EN TIEMPO REAL

Michel André, científico experto en bioacústica y creador del sistema LIDO detrás de The Blue BOAT Initiative, explica que “las boyas son un compendio de tecnología que permite escuchar, identificar y analizar en tiempo real los sonidos del mar de diferentes fuentes: peces, invertebrados, lluvia, olas o artificiales”, “Poder extraer esta información en relación a las ballenas nos permite detectarlas a través de, distintos sensores, entre ellos acústicos, que posibilitan escuchar hasta decenas de kilómetros. Así podemos alertar a los barcos que podrían estar en riesgo de colisión, evitando daños a la embarcación, así como la muerte del animal”, agrega. Español enfatiza que “la herramienta es muy útil porque permite conocer la presencia de ballenas, aun sin verlas”. Asimismo, indica que la innovación podrá dar cuenta del estado de salud de los océanos, ya que además de los hidrófonos, análogos a los micrófonos, los sensores de las boyas medirán factores como la salinidad.

La iniciativa se empezará a implementar en modo piloto durante septiembre, con la instalación de la primera boya en el golfo Corcovado del océano Pacífico, dado que es un hotspot para ballenas a nivel mundial con alto tráfico marítimo.

Toda la información, dice Español, estará disponible para la comunidad científica. Por su parte, CMP, en el marco de su proyecto Puerto Cruz Grande, y Acústica Marina, apuntan a instalar sus primeras boyas hidroacústicas, tam-
bién con hidrófonos, durante agosto en la zona de Chungungo, Región de Coquimbo. Además de monitorizar, tendrán una sala de inmersión acústica para acercar el sonido del fondo del mar a la comunidad con fines educacionales.

Claudia Monreal, subgerente de Desarrollo de CMP, explica que decidieron implementar esta tecnología, escalable y no invasiva, para abordar la inquietud ciudadana de los choques de embarcaciones con ballenas y trabajar en la conservación de la fauna de la zona.

“Nos va a permitir identificar las 24 horas al día por dónde está circulando la fauna y de esa manera acceder a sus hábitos de navegación. Así también podremos corregir la ruta de los barcos si es necesario, además de generar data científica con estándares internacionales”. En ese sentido, agrega:

“Ojala todos los puertos de Chile instalaran estos sistemas y pudiéramos tener una red nacional para monitorear los hábitos de la fauna”.

Fuente: El Mercurio

X